Inicio Liderazgo Carrera Me han despedido. ¿Y ahora qué?

Me han despedido. ¿Y ahora qué?

Qué hacer cuando te despiden. Este es el artículo que todos desean haber leído antes del fatídico día que les pilla por sorpresa y firman lo que no deben.

32
0
Como una lata tirada | imagen de Rubén Bagües

El día que te van a despedir te levantas por la mañana como si fuera un día más. Desayunas, sales de casa, haces tu recorrido. Llegas a tu lugar de trabajo casi en modo automático, listo para ser la pieza del engranaje, el número de la serie. Sin pálpitos, sin presentimientos. Vives la calma antes de la tormenta. 

Cuando te dan la carta de despido, no te lo crees. Parece que tu yo ha salido de su cuerpo y asiste a la escena desde fuera. 

Evidentemente, esta sensación puede variar en función del individuo, su tiempo en la empresa y su relación con la frustración. Pero ser despedido de un puesto de trabajo puede ser decepcionante, sobre todo en la etapa en la que deseas llevar a cabo proyectos de vida. Por desgracia, es un fenómeno cotidiano en las organizaciones.

Después de los vaivenes del mercado laboral en tiempos de pandemia, gran renuncia, renuncia silenciosa, despidos silenciosos y otros tantos, la estabilidad del mundo laboral ha quedado más que cuestionada —salvo que seas funcionario o te hayas ganado la permanencia en tu empresa—. Los motivos de despido pueden ser de lo más variados. A pesar de ello, es importante centrarse en seguir adelante con tu carrera y dejar el mal momento en el pasado.

Este artículo expone qué hacer cuando tu empresa te despide, qué hacer en los primeros momentos y cómo prepararse para retomar la búsqueda de nuevas oportunidades.

Qué hacer cuando te despiden del trabajo. Lo primero, calma

Cuando tu jefe te despide, el primer paso es saber separar lo personal de lo profesional.  Aunque dé el impulso de reaccionar con rabia, un nivel de integridad puede hacer que te ganes cierto respeto entre tus supervisores o Recursos Humanos. En algunos casos tu reacción puede motivar que te pongan en contacto con un potencial nuevo empleador o que tengas una carta de recomendación. Es el momento de mantener la sangre fría y evitar soltar improperios sobre la empresa mientras te dan la carta de despido. Los improperios puedes escribirlos en un párrafo y ponerlos en tu reseña de Glassdoor.

¿De qué manera te han despedido?

No es lo mismo un despido en periodo de prueba (algo demasiado habitual en España en los últimos años), que un despido improcedente, que un despido procedente. Tampoco es igual que te despidan por haber hecho algo incompatible con las políticas de la empresa, que perder el empleo porque el puesto desaparece por una reestructuración del departamento o la absorción de la empresa por parte de otra. Otro caso es cuando te despiden porque alguien toma represalias, por ejemplo, cuando dices que no harás horas extra gratis, tienes un registro de la conversación y al día siguiente te despiden. 

Vale la pena contactar con un abogado laboralista

Nacho, abogado laboralista afincado en España, aconseja que primero se lea la carta de despido, prestando atención a la fecha, porque hay empresas que pueden cambiar la fecha deliberadamente para anular los veinte días que hay para reclamar (en caso de vivir en España). También desde el derecho laboral se aconseja no firmar  acuerdos que te comprometan a no reclamar. «No firmes en caliente ni te dejes llevar por el miedo», sentencia Nacho.

Sobre las roturas de periodo de prueba, Nacho afirma que «si en el contrato de trabajo no se especifica la duración del periodo de prueba; este no existe, y por tanto, cuando te notifican la no superación es un despido improcedente». La improcedencia sería 33 días por año de trabajo.

Por último, no subestimes los despidos que pueden ser nulos si demuestras que son consecuencia de una represalia o discriminación. 

Revisa tus beneficios y la compensación que te corresponde

Cuenta con la legislación de tu país y sé ágil con tus números. En lo que es conocer tus derechos te tienes a ti.

Qué hacer después de haber sido despedido

Antes de volver al mercado laboral, hay que procesar las emociones. Es un momento de duelo y hay que respetarlo. Es más, discrepo con la idea de ponerse a echar CV enseguida. Primero, la mente está alterada; falta saber qué quieres hacer. A lo mejor sales de un trabajo tóxico y necesitas saber cómo evitar caer en otro. O tienes la oportunidad de reconvertirte.

Cuida de tu salud. Es un clásico. Si no tienes suficiente disciplina para cuidar tu salud en un momento de crisis, apóyate en tus seres más cercanos. Que no te dé vergüenza. Hay procesos de despido en los que te manipulan para que creas que tú tienes toda la culpa. Pero si hablas con tu red de apoyo, te harán relativizar.


¿Cómo recuperar la confianza tras un empleo tóxico? Aquí tienes la clave, comprobada por quien vivió empleos tóxicos y lo superó.


Encuentra feedback y/o coaching. Estás leyendo una revista especializada en carrera y liderazgo, entonces esto no puede faltar. Cuando te despiden del trabajo, cuanta más información tengas y más objetiva sea esta, mejor.

Recurre a tus contactos. Si tienes mentores y te aseguraste de estar en contacto con ellos, llamarlos te dará menos fricción. Esto te permitirá abrirte a potenciales oportunidades de trabajo. Si no tienes suficientes contactos, actualiza tu LinkedIn y ponlo a trabajar para ti.

Revisa tus finanzas fríamente. Si has manejado tu economía a conciencia y ahora tienes un fondo de emergencia que cubra los gastos de tu casa, seguramente tengas margen para sosegarte. Quizá puedas hasta pensar cómo quieres que sea el próximo capítulo de tu carrera.

Por último, pero no por ello menos importante, considera el despido como una oportunidad. A veces la cuestión no es «por qué me han despedido», sino «para qué». Para empezar, ahora tienes el tiempo que antaño tenía tu empleador. Puedes adquirir una nueva habilidad, aumentar tu bagaje intelectual y acceder a eventos imposibles para ti en tiempos de trabajo.

 
Si esto todavía no te convence, hay más ventajas. Lee este artículo sobre las ocho mejores cosas de ser despedido.

Artículo anteriorCómo recuperar la confianza tras un empleo tóxico
Artículo siguiente¿Por qué confiamos en Internet? Sobre el populismo en Google, y la necesidad de debatir
El equipo de redacción de Dévé. Alterados en la mente, porque lo nuestro es pasión por hablar de estrategia, liderazgo y estilo de vida. No lees un artículo sin subir de nivel.

¿Qué opinas? Hablemos.